Comer marisco y pescado durante el embarazo

 

El marisco y el pescado contienen ácidos grasos omega-3, proteínas, vitaminas y minerales. Está comprobado que su consumo durante el embarazo es beneficioso para el desarrollo del feto, sin embargo, hay que tomar algunas precauciones.

Según estudios realizados en mujeres embarazadas y sus hijos, consumir pescado 2 ó 3 veces por semana durante el embarazo es bueno para el desarrollo neurológico del niño, ya que le hace ayuda a aumentar su capacidad motora, aumenta la  memoria y mejora la expresión verbal.

Mercurio y Pescado:

Algunas especies de pescado como el pez espada, pez emperador, tiburón, bonito, caballa y atún, contienen mercurio de metilo, el cual puede ser dañino para el feto.

El mercurio es una neurotoxina que afecta el sistema nervioso y que traspasa la barrera de la placenta y la hermatoencefálica. Aún así, el consumo de pescado durante el embarazo no debe de eliminarse, sino reducirse a una vez por semana si contiene mercurio.

Algunos consejos a la hora de consumir marisco y pescado durante el embarazo:

- No tomar más de 3 raciones de pescado o marisco a la semana.

- No consumir pescado que contiene mercurio (como atún en lata) más de 1 vez a la semana.

- No consumir pescados ni mariscos crudos para evitar contraer la bacteria del anisakis o la listeria.

- Cocinarlo muy bien (hasta que alcancen la temperatura interna de 63º) para reducir algunos contaminantes y evitar contraer las bacterias mencionadas antes.

¿Como saber que estan bien cocinados?

En el caso del pescado,  introduce la punta de un cuchillo afilado y muevelo a un lado. Los bordes deben estar opacos y el centro ligeramente traslucido. Dejalo reposar un par de minutos para que se acabe de hacer por si mismo.

Si vamos a comer moluscos como mejillones o almejas, sólo deberemos comer aquellos que una vez cocinados se hayan abierto por si solos.

Sobre admin