Marisco para mi hijo

Mi futuro hijo, necesita probar el buen marisco gallego,

De ahí que escriba esta gran dedicatoria sin ser poeta,

Solamente un viajero:

  

El amor compartido de su madre y mío,

Ha llevado a nuestro primer hijo,

Niño a niña, aún no lo sabemos,

A que venga al mundo a mediados de Diciembre.

 

Diciembre, es el mes de la Navidad;

Diciembre, es el mes de la Esperanza;

De finalizar este 2009… sin palabras;

Para muchos bueno, para otros malo;

Diciembre también es el mes del marisco,

Aunque más caro que cualquier mes del año;

 

Por ello, su madre, mi hijo y yo,

Pedimos voten por nuestro escrito…

Que huele a mariscada…

 

En Pontevedra nací y me formé,

En Madrid aprendí lo que sé;

Que lo bueno de esta vida…

Una buena comida tomaré

 

Escrito por: Francisco Cuesta

Sobre admin